Sólo apto para soñadores

Querido lector,

¿Qué sería de nuestra vida sino tuviéramos un sueño que perseguir? Sara Ban Breath Nach dijó: “El mundo necesita soñadores y el mundo necesita hacedores. Pero sobre todo el mundo necesita soñadores que hacen.” Si te consideras uno de ellos, este articulo está dirigido a vos.

Han sido 8 años de trabajo y una vida de sueños cumplidos y otros tantos por cumplir los que me motivan a escribirte hoy y contarte la importancia de trabajar por lo que amas, de luchar en todas las situaciones de adversidad y de perseguir con todas tus fuerzas, sea cual fuere, el sueño que da sentido a tu vida.

El término educación, ha tenido diferentes matices en mi vida. Recuerdo mi niñez, momento en la cual mis padres se esforzaban por mantener la economía del hogar y nos repetían a mis hermanos y a mí de forma constante, que debíamos ser educados, tratar con cuidado y con respeto a nuestros pares, sea cual sea su raza, color o religión. Pero también, que nos eduquemos, que nunca dejemos de aprender, que la educación es la llave que nos abriría puertas en el camino.

En mi adolescencia, ya podía ver claramente quién se movía por la vida con educación y quien no. La apuesta desde el hogar, imbatible siempre, me dio la oportunidad de estudiar y aprender un nuevo idioma: el inglés. Sin saberlo en ese momento, este idioma sería en mi futuro, el medio de conexión con colegas de trabajo en todo el mundo.

En mi juventud, tuve la oportunidad de conocer personas extraordinarias que compartían mi misma visión y ganas. Con el correr del tiempo me fui formando y fui apostando aún más en mi visión. Ocurrieron situaciones que me hicieron crecer. Compartí momentos memorables con personas que aprecio pero también perdí vínculos con aquellas que creí perdurarían toda la vida. Pero algo también sucedía de forma continua, día tras día, mi avance hacia al objetivo que a esa altura ya marcaba mi vida.

Al pisar el extranjero, me sentí como en casa. Es una sensación que supera todo lo imaginado, sobre todo siendo estudiante. La solidaridad, la cooperación, la contención y la ayuda de quienes nos rodean, provoca que el ecosistema del viaje funcione perfectamente para vivir una experiencia sin igual.

Después de varias visitas, la decisión de dar un paso más ya estaba tomada. A veces, el camino te presenta muchas dificultades y/o adversidades que amenazan los planes. Siento que las personas que hacen frente con fuerza, pasión y determinación son aquellas que cumplen todo lo que se proponen. Eliminar la toxicidad que nos pueda rodear es clave. Como así también, las relaciones inapropiadas y hábitos contraproducentes que puedan derivar en enemigos de nuestro desarrollo.

Uno debe ser abierto, saber escuchar y saber entender que en este mundo somos todos distintos. Que esa diferencia enriquece la sociedad en que vivimos. Que no existe nada mejor en el mundo que compartir con otra persona con ideales distintos. Experimentar diferencia cultural nos expande. La actitud correcta nos da un pasaporte que tendrá vigencia por el resto de nuestros días. La buena disposición, nos da la posibilidad de convertirnos en ciudadanos del mundo, personas de valor y experiencia. Personas que se destacan en distintos ámbitos. Es bueno saber que aprender es saber, saber entender y saber desatarse de cualquier prejuicio que podamos tener.

En la actualidad, unido a personas que comparten esta forma de pensar y trabajando en equipo, llevamos esta palabra a todo aquél estudiante que quiera avanzar. Somos los aliados perfectos de quienes tienen el sueño de estudiar en el exterior. Somos trabajadores, ejecutivos, personas soñadoras, determinadas, luchadores fuertes, que desean brindar ésta oportunidad a quienes estén en la búsqueda de un futuro mejor. Déjame decirte algo más, nada se puede hacer sin amor. Por que en el amor y en la pasión, no existen los imposibles. De igual manera, como en el amor y en los sueños, uno debe dar el primer paso y la dirección. Por eso, te deseo el mejor de los éxitos en este camino que desde hoy, ya nos unió.

Leonardo Andrés Ancebú

Leave a Comment

Your email address will not be published. Required fields are marked *